Walter Janer, MD. Gastroenterólogo con practica en Bayamón, Puerto Rico. Gastroenterología y enfermedades del tracto digestivo.

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

  • Artículo 1 • Obesidad... La epidemia de nuestros tiempos.

    Obesidad
La epidemia
de nuestros
tiempos.

    Saludos y bienvenidos a esta nueva edición de InfoDigest.  Quiero compartir algo que me preocupa desde hace tiempo.  Y no es sólo a mí, ya que encuestas realizadas en Estados Unidos y Puerto Rico indican que el problema de obesidad que vivimos en nuestra sociedad es una de las preocupaciones más grandes que nos agobian después de la criminalidad y las drogas.

    Estamos creando una sociedad de personas obesas.  Puede ser la carga de responsabilidades que tenemos, que no tenemos ya tiempo de cocinar saludablemente en casa o la “gran” conveniencia de pasar por

     

    un restaurante de comida rápida y agrandar el combo…  pero estudios del National Health and Nutrition Examination Survey  estimó que el 64% de los adultos en los Estados Unidos están sobrepeso u obesos.

    Y como los adultos somos los que damos el ejemplo a la juventud, estamos criando a la primera generación que posiblemente está en riesgo de morir antes que sus padres.  En Puerto Rico se estima que más del 26% de los jóvenes están obesos, más alto que en los EU donde los estimados son cerca del 20%.

    Veo en mi práctica personas que vienen con diversas condiciones que se pudieron prevenir si el paciente no tuviera “esas libras de más”.  El reflujo, hígado graso y hasta el cáncer del colon pueden ser prevenibles si mantenemos un peso saludable.  Y es cuestión de 2 elementos principales – Comer Saludablemente y Mantener una Vida Activa.  Es lo que escogemos día a día - Nosotros escogemos comernos una chuleta de cerdo frita o una ensalada verde.  Escogemos tomarnos un refresco carbonatado o agua.  Escogemos sentarnos a ver televisión después de comer o  irnos a dar una caminata alrededor de la cuadra para bajar la llenura.  Y todavía tendemos a pensar que tener los cachetes gorditos es señal de un niño saludable.

    Este InfoDigest quiere darte ese

    “empujoncito” que necesitas para que comiences a cambiar tu estilo de vida.  Que aprendas que estar sobrepeso no

    es cuestión de verse bien solamente.  Tiene mucho que ver con tu salud a largo plazo.  Esos “chichitos” pueden estar acortándote la vida poco a poco

    sin darte cuenta.  Comparte este ejemplar con todos tus seres queridos e integra algunos cambios para el resto

    de tu vida…

  • Artículo 2 • La Pipa... ¿Es realmente lo de menos?

    DIAGNOSTICO

    La canción dice que “la pipa es lo de menos.  Eres un gordo bueno…”

    Pero aunque la canción es de lo más amena y alegre, tenemos más y más evidencia que esa frase no es tan inofensiva como nos hemos

    acostumbrado a pensar.

    Esas libras de más afectan nuestra movilidad, resistencia,  y hasta la autoestima. Pero el daño mayor lo estamos ocasionando internamente.   Poco a poco esos “chichitos” que nos acompañan contribuyen al deterioro

    de nuestra salud y nos quitan años

    de vida silenciosamente. La obesidad

    está tan íntimamente relacionada a nuestra comida y lo que ingerimos, que específicamente afecta muchas áreas y condiciones del sistema digestivo:

    Reflujo

    Las personas sobrepeso tienen mayor probabilidad de sufrir de ataques de reflujo. El reflujo puede ser ocasionado por varios factores como ingerir alimentos irritantes que provocan mayor producción de ácidos en el estómago, fumar o condiciones congénitas. Pero estar sobrepeso y dormir siesta después de una comida grande o comer justo antes de acostarse a dormir, son agentes que pueden desatar ataques de reflujo.

    El reflujo es algo serio. No lo debemos despachar como unos simples episodios de acidez estomacal. Según estudios realizados en Estados Unidos y Europa, 55% de los pacientes con reflujo tienen problemas al dormir y esa falta de descanso profundo resulta en impedimento para trabajar productivamente. Y si progresan los síntomas, el esófago se debilita y aumentan también los riesgos de desarrollar cáncer del esófago.

    Hígado Graso

    Hígado graso es una condición donde hay acumulación de grasa alrededor del hígado. La grasa acumulada hincha el hígado y esta hinchazón hace que no funcione apropiadamente. Hígado graso es una condición delicada porque si no se trata a tiempo, la hinchazón puede causar cicatrices que pueden resultar en cirrosis. Y aunque no hay un tratamiento para reducir la condición de hígado graso, se sabe que bajar de peso y reducir los niveles de colesterol en la sangre ayudan a que la enfermedad no progrese.

    Aunque no hay una razón precisa de qué causa el hígado graso, la mayoría de los pacientes tienen varios factores en común – la obesidad, que usualmente  viene atado al colesterol  y triglicéridos altos.  Al principio, muchas personas ni se dan cuenta que tienen la condición.  Cuando vienen a sentir fatiga, decaimiento o algunos dolores en la parte superior derecha de la barriga, es porque ya el hígado graso está bastante avanzado.

    No hay un tratamiento específico para “curar” el hígado graso.  La única manera de tratar frenar los daños al hígado es bajando de peso y reduciendo los niveles de colesterol en la sangre, a través de una dieta saludable y una rutina de ejercicios.

    Y aunque el hígado graso no está causado por el consumo de alcohol, también se recomienda reducir o eliminar el alcohol como parte de los cambios en estilo de vida.

    Cánceres

    La Sociedad Americana del Cáncer  (SAC) reporta que entre el 14-20%

    de los casos de cáncer en los Estados Unidos están asociados a problemas de sobrepeso y obesidad. Y aunque la relación entre la obesidad y el cáncer no es universal, desde el 2003 la SAC ata la obesidad a algunos cánceres del área digestiva como el cáncer del esófago, estómago,  páncreas, hígado, vesícula y el cáncer colorectal.

    Cáncer del páncreas es una de las enfermedades más letales y agresivas que conocemos ahora mismo.

    Se estima que 1 en 76 personas, o aproximadamente 43mil casos, se hayan diagnosticado en el 2010 y la prognosis es que menos del 5% de los pacientes sobrevivan pasados los 5 años de haber sido diagnosticados. Un estudio hecho en pacientes que murieron de cáncer de páncreas determinó que había tejido con células cancerosas que databan más de 20 años en el cuerpo. Por eso la prevención es muy importante…

    Al igual que en el páncreas, el cáncer del hígado tiende a ser un cáncer de metástasis, que comienza en otra parte del cuerpo pero se riega al hígado con el tiempo. El hígado está continuamente filtrando la sangre que circula por nuestro cuerpo y remueve todas las toxinas del cuerpo.  Por ende, el hígado es susceptible al entrar en contacto con células cancerosas que se pueden haber originado en otros lugares del cuerpo. Y aunque entre

    los factores de riesgo para el cáncer del hígado están el sexo y la raza,

    que no se pueden controlar, el otro factor principal relacionado a estilo

    de vida es el peso. Está comprobado que el sobrepeso y la obesidad aumenta el riesgo de desarrollar carcinoma hepatocelular.

    Se conoce que el cáncer colorectal ocurre más frecuentemente en personas obesas y que los pólipos precancerosos son mucho más comunes

    en personas sobrepeso. Se entiende que los altos niveles de insulina en la sangre en las personas sobrepeso y obesas promueven el desarrollo de tumores en el sistema. Por eso se está recomendando que la edad para comenzar a hacerse colonoscopías

    de cernimiento en personas sobrepeso sea antes de los 50 años. Un estudio del Imperial College y la Universidad de Leeds en Londres auspiciado por el World Cancer Research Fund reveló que tener altas cantidades de grasa abdominal, aunque el resto del cuerpo esté delgado, aumenta el riesgo de cáncer colorectal. Por cada pulgada de cintura por encima de la medida saludable, el riesgo de cáncer colorectal aumenta en un 3%.

    •••••••••••••••••••••••••••

    •••••••••••••••••••••••••••

  • Artículo 3 • Come más y pesa menos.

    PREVENCION

    Una dieta baja en grasas saturadas y alta en fibra, proveniente de frutas, vegetales frescos y granos integrales, es una manera de minimizar la producción de pólipos en el intestino grueso.  Al Es posible perder peso sin dejar de comer…   El doctor Dean Ornish, MD, fundador y presidente del Preventive Medicine Research Institute en Sausalito, California desarrolló el régimen alimenticio Eat More, Weigh Less traducido “Come más, Pesa menos” enfocándose en una alimentación baja en grasas saturadas casi vegetariana.

     

    El principio de Come Más/Pesa Menos es consumir menos colesterol e ingerir la mayor cantidad posible de frutas, vegetales, viandas, arroz o cereales integrales y legumbres.  Sugiere también comer cantidades moderadas de lácteos bajos en grasa y eliminar de la dieta las carnes, mantecas, alcohol y las azúcares refinadas, como el syrop de maíz (corn syrup).  Nos gusta porque enfatiza que prepares tus comidas utilizando frutas y vegetales, arroces, pastas y granos integrales en vez de enfocarte en proteínas animales que contienen grasas saturadas. Los puertorriqueños no estamos consumiendo suficientes frutas ni vegetales frescos y adoptar este estilo de alimentarse cambiaría esa manera de pensar y cocinar.

     

    Comiendo muchas frutas y vegetales, consumirás alimentos bajos en calorías pero que crean volumen en el estómago, sintiéndote lleno y satisfecho por más tiempo.  Por ejemplo, una oncita de queso puede tener 120 calorías, pero también lo tienen dos chinas completas.  Las chinas te mantendrán satisfecho por mucho más tiempo que ese cantito de queso…  ¿no crees?

     

    Al principio, será un reto determinar qué cocinar para tu familia,  pero piénsalo de esta manera: Ese arroz con vegetales debe ser la parte principal del plato y no sólo el acompañamiento. Incluye siempre una ensalada fresca, aunque sólo sea lechuga y tomate al principio, e incluirás mucha fibra y nutrición.  Y si eliminar las carnes del todo es muy radical para ti, comienza solamente eliminando las carnes rojas, o las que menos te gustan, o deja  de comer carne un día a la semana.  No hay que hacerlo de cantazo… puedes ir modificando tu dieta poco a poco.  La finalidad es comer más saludable.

     

    Eat More, Weigh Less reduce los niveles de colesterol malo y tiene muchos elementos preventivos contra enfermedades del corazón.  Haz también ejercicios 5 a 6 veces por semana para aumentar el metabolismo, como combinar ejercicios cardiovasculares y de yoga.  Y aunque el Dr. Ornish no hace predicciones de cuanto peso una persona puede perder si mantiene este estilo de alimentación, la intención es motivar a las personas que hagan cambios duraderos en su estilo de vida que les permitan tener un peso saludable y  una mejor salud a nivel general a largo plazo.

  • Artículo 4 • ¡Mueve ese esqueleto!

    ¡Mueve ese

    esqueleto!

     

    Si alguien te diera la CLAVE del mejor ejercicio para perder peso, ¿lo harías?  Pues aquí va…  Aquí está el secreto…  Trrrrrrrrrrrrrrrrrrr,  El mejor ejercicio para perder peso es –

    ¡El ejercicio que haces!

    No importa el ejercicio que te

    guste hacer, ya sea caminar, correr bicicleta,  hacer una clase de calistenias o de aeróbicos -  lo importante es HACERLO.  La pérdida de peso viene cuando creamos un déficit de calorías –

    que quememos más calorías de

    las que consumimos.

    Es matemática simple…

    Se recomienda que los adultos hagan por lo menos 150 minutos de actividad física moderada durante la semana. Y eso puede sonar como un montón, pero en realidad se puede hacer caminando 30 minutos 5 días a la semana. Es cierto que hay ejercicios que queman más calorías que otros, pero en realidad, lo importante es comenzar y ser consistentes.

    Las personas no hacen mucho ejercicio porque se aburren o porque se lastiman.  Por eso es importante que comencemos con ejercicios sencillos,  que podamos hacer fácilmente y que te gusten.

    Se recomienda también que varíes tus ejercicios para que le des movimiento a todos los músculos de tu cuerpo. Y aunque los ejercicios cardiovasculares o aeróbicos son esenciales porque fortalecen tu sistema y queman la mayor cantidad de calorías, también es recomendable que combines ejercicios de resistencia de pesas para ayudarte a tonificar los músculos y tener la figura esbelta que se esconde debajo de esos chichitos indeseables.

    Y ten paciencia…  tu no acumulaste esas 50 libras extra de un día para otro.  Así que no pretendas perderlas todas en 1 mes.  La gente quiere ver resultados inmediatos siempre.  Pero la clave es ser consistente en tu decisión de cambiar tu estilo de vida.  Usa tu creatividad para que le des variedad a tu rutina de ejercicios.

    Verás que si eres consistente y

    no te quitas, verás cambios muy positivos en tu figura y en tu salud.

    Tips para mantener tu rutina de ejercicios

    Ejercítate con un Amigo. Es importante sentir que tenemos el apoyo de alguien y de sentir responsabilidad con alguien. Es más fácil ponernos excusas nosotros mismos que a otra persona. Si tienes los medios, tener un entrenador personal es una tremenda manera de sentir responsabilidad hacia alguien.

     

    Planifica tus ejercicios. De la misma manera que planificas en tu calendario las reuniones de negocios, las citas médicas, los compromisos sociales, también saca tiempo en tu itinerario para

    ejercitarte.

     

    Variedad es la chispa de la vida. Para que no te aburras de hacer siempre lo mismo, cambia la ruta de tu caminata, yéndote a la playa o camina con tu perro. Coge una clase de Zumba, juega baloncesto o volleyball con tus hijos, corre bicicleta en un parque o nada en la playa.

     

    Cógelo suave. No trates de hacer mucho muy rápido.  Mucha gente se lastima por querer hacer demasiado con el entusiasmo inicial y después se “rajan”.  Es mejor que vayas poco a poco aumentando la intensidad según vayas fortaleciéndote.

    Integra actividad física a tu vida de diversas maneras

    Estaciónate lo más lejos que puedas cuando vayas a las tiendas. Por ejemplo, si vas a Plaza las Américas y tienes que ir a Sears, estaciónate en Macy’s y camina todo el centro comercial de un lado a otro.  O por lo menos, estaciónate lo más lejano a la entrada del mall - de seguro que consigues parking más rápido y haces alguito de ejercicio en el proceso.

     

    Toma las escaleras en vez del elevador. No importa si vas subiendo o bajando, usando las escaleras ahorras tiempo de espera, ahorras energía eléctrica y te ejercitas simultáneamente.

     

    Camina 10 minutitos después de comer. En vez de quedarte sentado en la sobremesa con tus compañeros de trabajo después del almuerzo, camina 10 minutos por los alrededores de tu oficina para “bajar la comida”, ayudar la digestión y añadir algo de ejercicio a tu día.

  • Artículo 5 • A cambiar tu estilo de vida se ha dicho...

    PREVENCION

    Las responsabilidades hacen que muchas veces vivamos la vida con prisa y en “piloto automático”.  Hacemos las cosas porque tenemos que hacerlas y tacharlas finalmente de esa eterna LISTA de COSAS QUE HACER que nunca parece acabarse.

     

    Desafortunadamente, en esa lista no incluimos tiempo para cuidarnos o para nuestra salud.  ¿Por qué todo el mundo viene primero?  No lo veas como un pensamiento egoísta…  En los aviones te enseñan que durante una situación de emergencia debes colocarte tú primero la mascarilla de oxígeno antes de asistir a los niños con las suyas.  ¿Por qué? Porque si tú no te cuidas, será más difícil poder cuidar a los demás que tanto queremos.

    Para tener una mejor salud general es necesario que hagamos ejercicios y dejemos atrás la vida sedentaria. Pero con tantas cosas que hacer, ¿donde está el  tiempo de hacer ejercicios y estar más saludable?

     

    • Haz tiempo para el ejercicio, delegando. El ejercicio es algo que sólo tú puedes hacer. No lo puedes delegar.  Pues, delega todo aquello que pueda hacer otro – los niños o tu pareja que ayuden con la cocina, botando la basura, lavando los platos, guardando la compra, lavando la ropa, haciendo diligencias, etc.  Usa el  tiempo creado para ejercitarte.

    • Vela lo que comes, y saca de la mente la palabra DIETA.

    Dieta es una palabra con connotaciones de “corto plazo”. Algo que hacemos sólo por un tiempito pero que sabemos que terminará pronto. En cambio, es más fácil  seleccionar mejores alternativas a la hora de hacer la compra y cocinar en la casa.

     

    • Compra más cantidades de vegetales frescos, frutas, ensaladas, granos integrales y habichuelas frescas

    • Limita el consumo de carnes rojas, como la res y el cerdo y evita las fiambres, salchichas y embutidos.

    • Limita el consumo de alimentos procesados altos en calorías, azúcar,  sodio,  grasas y bajos en fibra.

    • Evita las bebidas azucaradas

    y refrescos carbonatados

    • Reduce el estrés de tu vida. Hay estudios que claramente indican como el estrés sostenido por  largo plazo sin manejar afecta desde el sistema digestivo hasta los niveles de colesterol en la sangre.

    • Deja el cigarrillo. El fumar es una de las causas de muerte más prevenibles en los Estados Unidos. El cigarrillo no solamente afecta a quien fuma, sino que también afecta a todo el que está

    a nuestro alrededor respirando ese humo letal que bota el fumador.

     

    A cambiar

    tu estilo

    de vida

    se ha

    dicho…

  • Artículo 6 • Una alacena más saludable.

    NOTA NUTRITIVA

    Una alacena más saludable

    Aunque la combinación ideal para tener un peso saludable es ejercitarnos y tener una dieta saludable, es mucho más sencillo no ingerir las calorías que tener que quemarlas a través del ejercicio.  Tener una alacena saludable es clave para no tener tentaciones cerca a la hora de escoger qué vamos a comer.  Aquí te presentamos una lista de cómo sustituir tu compra con alternativas más saludables sin tener que cohibirte demasiado:

    En vez de comprar:

     

    Arroz Blanco

     

     

    Pan Blanco

     

     

    Pastas regulares

     

    Carnes rojas

     

     

    Vegetales enlatados

     

     

    Aderezos embotellados

     

     

    Azúcar Blanca

     

     

    Leche entera

     

     

    Bebidas de frutas

    o  azucaradas

    Escoge ahora:

     

    Arroz Integral

     

     

    Pan 100% Integral

     

     

    Pasta Integral

     

    Carnes blancas magras

    y pescados

     

    Vegetales congelados

    o frescos

     

    Aceite de Oliva, Vinagres

    y Especias

     

    Azúcar negra o integral

    Miel, Néctar de Agave

     

    Leche descremada

    “skim” o 2%

     

    Jugos naturales

    sin azúcar añadida

    ¿Por qué?

     

    Tiene más fibra y nutrientes que el arroz blanco tradicional

     

    Tiene más fibra y nutrientes que el pan blanco tradicional

     

    Tiene más fibra y nutrientes que la pasta tradicional

     

    Tienen menos colesterol y grasas saturadas

     

     

    Tienen más fibra y contienen menos sodio.

     

     

    Al hacer tus propios aderezos controlas los ingredientes y el sabor es mucho más fresco y natural.

     

    Son más naturales y no tan refinadas.

     

     

    Tiene menos grasa por servicio.

     

     

    Contienen más nutrientes y menos azúcar por servicio.

    No comprar más:

     

    Refrescos carbonatados

     

    Comidas preparadas

    congeladas

     

    Productos “Fat-Free”

     

     

    Embutidos, salchichas

    y fiambres

     

     

    No contienen ningún tipo de nutriente saludable. Mejor toma agua regular.

     

    Contienen mucho sodio que aumenta la presión arterial y hace que retengas líquido.

     

     

    Estos productos pueden no contener grasa, pero contienen azúcares y otros aditivos

    que engañan a las personas de que están comiendo más saludablemente.

     

    Contienen altas cantidades de grasas saturadas, sodio y preservativos dañinos a la salud.

  • Artículo 7 • Receta Positiva - Ensalada con Vinagreta de Jerez

  • Artículo Adicional • Los beneficios de la fibra para mantener un peso ideal

    Consumir fibra, ya sea soluble o insoluble, provee múltiples beneficios a tu salud digestiva.  Es importante consumir una cantidad adecuada de fibra a cualquier edad para ayudar con el manejo de condiciones como el reflujo, síndrome de colon irritable, diverticulitis y hasta la obesidad.  Desgraciadamente, se estima que la población en general consume solamente la mitad de la fibra que necesitan.

     

    La fibra es el material en las frutas, vegetales y granos integrales que nuestro cuerpo no puede digerir completamente.  Hay 2 tipos de fibra y ambas son importantísimas para una salud digestiva:

     

    1. La fibra soluble va absorbiendo agua según va pasando por el tracto digestivo y se convierte en un tipo de sustancia gelatinosa cuando llega a los intestinos.  Es la fibra en la avena, nueces, habichuelas, manzanas y blueberries.

    2. La fibra insoluble no se disuelve realmente al llegar a los intestinos y pasa por el tracto digestivo casi intacta.  La fibra insoluble agiliza la digestión y mueve toda la masa digestiva por el sistema.  La encuentras en las semillas, granos integrales y las cáscaras de las frutas y los vegetales.

     

    Consumir la cantidad adecuada de frutas y vegetales frescos y granos integrales te proveerá:

     

    • Regularidad – Comencemos por lo obvio.  La fibra insoluble te ayudará  a combatir el estreñimiento.  Y cuando vas al baño regularmente, tantas veces como comes en el día, evitarás tener acumulación de materia fecal en el área abdominal.  ¿Quién quiere tener una pipa de caca vieja acumulada?  Nadie, ¿verdad?

    • Aumenta la flora bacteriana – La fibra soluble ayuda a que la flora bacteriana en tus intestinos esté siempre en  niveles óptimos ayudando a que tengas un sistema inmunológico fuerte y hasta previniendo el desarrollo de alergias. Y cuando te sientes fuerte y saludable, puedes ser más productivo y ejercitarte con más ánimo.

    • Ayuda con variedad de condiciones crónicas – Los estudios demuestran que consumir fibra reduce los riesgos de enfermedades cardiacas, reduce el colesterol y  promueve niveles saludables de azúcar en la sangre y hasta puede ayudar a pacientes con reflujo y úlceras.

     

    Asegúrate de consumir las cantidades adecuadas de fibra en tu dieta.

     

    • Consume más frutas y vegetales frescos.   Los nutricionistas recomiendan consumir diariamente 2 tazas de frutas  y 2 ½ tazas de vegetales.  Es importante que laves bien las cáscaras de con alguna solución natural para eliminarle la cera con que las protegen porque es muy dañina y tóxica.

    * Desayúnate una ensalada de frutas grande

    * Desayúnate o meriéndate una batida de frutas

    * Consume una ensalada para acompañar tu almuerzo y cena

    * Si no deseas cenar pesado, cómete una fruta con yogurt o un pedacito pequeño de queso

    * Un bizcocho de zanahorias hecho con harina integral es un delicioso y nutritivo postre o merienda

    • Consume cereales y harinas integrales – cuando los cereales son refinados o blancos, les eliminan la fibra que es la parte más saludable que tienen.  Consume regularmente avena, arroz integral, y panes confeccionados con harina 100% integral.  Además puedes añadirle germen de trigo a tus batidas, cereales fríos y hasta a tus albóndigas.

    • Lee las etiquetas – antes de añadir nada a tu carrito de compra, asegúrate que los cereales, panes, galletas y otros productos contengan más de 5 gramos de fibra por servicio.

    • Bebe más agua – Si añades más fibra a tu dieta es importante añadir más agua también.  Sin el agua suficiente puedes crearte un “tapón” en tu sistema que en vez de ayudarte lo que creará es más estreñimiento.

    Los Beneficios de la Fibra para Mantener un Peso Ideal
  • Artículo Adicional • Maneja tu Estrés y manejarás simultáneamente tu peso

    Maneja  tu Estrés y

    manejarás simultáneamente tu peso

     

    El estrés diario puede estar enfermándote.

     

    El estrés no sólo te hace sentir mal e incómodo, puede también empeorar y desencadenar cualquier condición de salud que puedas imaginarte.  Los estudios han revelado que muchos, muchos problemas de salud están íntimamente relacionados al mal manejo del estrés – como el Alzheimer’s, los problemas gastrointestinales y hasta la obesidad.

     

    El estrés no es un sentimiento o algo que está solamente en tu cabeza…  Es una manera fisiológica de responder a una situación amenazante.  Y cuando te sientes en estrés o en tensión, tu cuerpo responde.  ¿Cómo? Tus venas se contractan, haciendo que tu pulso y tu presión sanguínea aumenten.  Comienzas a respirar mucho más rápidamente.  Tu torrente sanguíneo se congestiona con una cantidad de hormonas que te preparan para alguna situación de emergencia, como el cortisol y la adrenalina.   Y cuando sufres de estrés crónico, y esos cambios físicos son más y más frecuentes hasta casi tornarse en constantes, conducen solamente a problemas de salud serios.

     

     Pero… ¿todo el mundo tiene estrés, no? Tenemos un trabajo y jefes exigentes, familias que cuidar, los tapones de este país sacan a cualquiera por el techo, el tiempo no nos da para nada.  Pensar en que debemos manejar nuestro estrés suena como una propuesta interesante, pero, ¿Cuándo?  No tenemos el tiempo…

     

    Es cierto que posiblemente no puedes eliminar todos los factores estresantes de tu vida.  Pero sí puedes cambiar la manera en que reaccionas a ellos.  Eso es lo que “Manejo del Estrés” significa…  Aprender ciertas técnicas que nos ayuden a responder de manera diferentes a esos eventos estresantes que se nos presentan a diario.

     

    4 maneras Básicas para Manejar el Estrés Naturalmente

     

    1. Respira profundamente – una de las grandes ventajas de utilizar técnicas de respiración para bajar el estrés es que lo puedes hacer dondequiera – en tu escritorio, en tu carro, en tu casa, en lo que esperas a que tus nenes salgan del colegio…  Trata de que cada inhalación llene tus pulmones de aire completamente.  Lo que debe levantarse es tu vientre, no tu pecho.  Piensa en cómo, con cada exhalación, se relaja un grupo de músculos diferente.

    2. Enfócate en el Presente – Cuando estas tenso es probablemente porque estás viviendo en el pasado o en el futuro.  Enfocándote en lo que estás haciendo en este preciso momento puede ayudarte a bajar los niveles de estrés.

    3. Mantén la situación en perspectiva – La próxima vez que te sientas agitado y con estrés, trata de tomar unos segundos y enfócate en las cosas que tienes y de las cuales te sientes agradecido.  A veces, entre tanta tensión, perdemos el foco de lo que es realmente importante.  Recuérdate que tienes una familia y amigos que te quieren, que tienes 2 ojos para ver, dos piernas que te llevan de lado a lado, que puedes sentir la brisa que sopla…  Impresionantemente verás como tu tensión disminuye.

     

     

    /CentroCulturalYogaDevanand

    /CentroYogaDevanandPR

    /DevanandYogaPR

Volumen 4

Obesidad

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

© 2014 Walter Janer MD  |  Derechos reservados

La información en ésta página web e InfoDigest no constituye un diagnóstico, tratamiento o consulta médica.

Siempre busca la orientación directa de un médico o profesional de la salud sobre alguna condición médica que puedas padecer.  La información que se provee no reemplaza la opinión formal de un médico que te trate personalmente. Nunca ignores el consejo médico recibido por algo que hayas leído en esta página web InfoDigest. Si consideras que puedes tener una emergencia médica, llama al 9-1-1 inmediatamente.