Walter Janer, MD. Gastroenterólogo con practica en Bayamón, Puerto Rico. Gastroenterología y enfermedades del tracto digestivo.

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

Volumen 8

Piedras en la Vesícula

  • Artículo 1 • Nuestra Vesícula

    Nuestra vesícula tiene una función sumamente importante en el proceso digestivo.  Ella almacena y concentra la bilis para ayudarnos a procesar las grasas que comemos diariamente.  Y con la dieta que llevamos los puertorriqueños…  con tantas frituras, comidas rápidas y procesadas, nuestra vesícula tiene más importancia de la que queremos darle crédito.

     

    En la práctica de la medicina moderna, muchas personas le restan importancia al desarrollo de piedras en la vesícula porque entienden que 1) la vesícula es un órgano que no es indispensable y 2) es fácil de “sacarlo” del medio del cuerpo para que nos deje de dar problemas. Donde quiera en internet dice cuán fácil es el manejo de piedras en la vesícula mediante una cirugía, o colecistectomía.

     

    En un mundo ideal, y con mucho respeto a mis colegas cirujanos, deberíamos tratar lo más posible de mantener nuestro sistema lo más intacto posible.  Ya que conocemos que muchos de los factores determinantes del desarrollo de piedras en la vesícula están atados a nuestra dieta y estilo de vida, debemos hacer todo lo posible para aplicar estos conocimientos y así evitar necesitar una cirugía.

     

    En este ejemplar de InfoDigest te presentamos cómo puedes llevar un estilo de vida para evitar el desarrollo de piedras en la vesícula. Pero si ya las has desarrollado, te informamos cómo podemos evitar que esas piedras presenten complicaciones de salud mayores.

     

    Siempre tratamos de que poco a poco puedas modificar tu estilo de vida para que tu sistema digestivo trabaje para ti y no en tu contra.  Un pequeño cambio hoy, puede tener grandes repercusiones a largo plazo.

     

    Cordialmente,

    Dr. Walter E. Janer

  • Artículo 2La Vesícula Biliar y sus Piedras

    DIAGNOSTICO

    La Vesícula Biliar… Y Sus Piedras

    La vesícula…  todos nacemos con ella. Muy pocos sabemos cuál es su función y sus beneficios a nuestro sistema digestivo.

    La vesícula es una bolsita localizada debajo del hígado, en la parte derecha superior de nuestro abdomen.  La vesícula es parte del sistema biliar, el cual incluye el hígado y el páncreas también.

    El sistema biliar tiene como función producir bilis y otras enzimas digestivas.  En esta edición, nos concentraremos en la función de la bilis y la vesícula biliar en el proceso digestivo.

     

    La bilis se produce en el hígado y a través de los conductos hepáticos se almacena en la vesícula biliar.  La vesícula almacena aproximadamente una pinta de bilis que el hígado produce diariamente. Cuando comemos, el intestino envía señales a la vesícula y a través del conducto biliar común se transporta al intestino delgado para ayudar a digerir las grasas.

    La bilis está compuesta principalmente de colesterol disuelto y bilirrubina.  Cuando se almacena en la vesícula, ésta se concentra y así tiene un mejor efecto en la digestión, especialmente cuando comemos alimentos altos en grasas.

     

    Otras funciones de la bilis es disolver las vitaminas A, D, E y K que son solubles en las grasas y promover la asimilación de los ácidos grasos.

     

    Además, la bilis ayuda a provocar los movimientos de peristalsis necesarios para eliminar los desechos sólidos de nuestro sistema.  Se dice que la bilis ayuda grandemente a que vayamos al baño regularmente.

     

    ¿Y las piedras?  ¿De dónde salen?

    Cuando hay una concentración excesiva de colesterol en la bilis, ese exceso se cristaliza formando cálculos o piedras. Así que una dieta pobre y alta en grasas es la culpable de la formación de piedras en la vesícula en un 80% de los casos. También se pueden formar piedras debido a exceso de bilirrubina y/o calcio en la bilis y estas piedras se las conoce como piedras pigmentadas.  Estas son menos comunes que las piedras por colesterol.

     

    Y es triste decir esto, pero las piedras en la vesícula  son extremadamente comunes en los Estados Unidos. ¿Será por las dietas tan altas en grasas saturadas y colesterol que llevan la mayoría de los americanos? Se dice que aproximadamente 42 millones de personas en los Estados Unidos sufren de la presencia de piedras en sus vesículas, que representa aproximadamente 14% de la población.  Y cada año, 1 millón de personas se diagnostican por primera vez.  Muchos de estos pacientes ni siquiera saben que las tienen, pero aproximadamente 50% de los que las tienen sufren de complicaciones por tenerlas.

    Es importante recalcar que la cantidad de colesterol en la bilis no tiene una relación directa con el colesterol en la sangre.

     

    Los síntomas más comunes… y sus complicaciones

    Si una de estas piedras se atasca en alguno de los conductos de la vesícula, la persona puede sentir unos dolores muy fuertes en el abdomen. Estos cólicos son repentinos e intensos y pueden durar entre 15 minutos  a 8 horas. Usualmente los síntomas comienzan después de haber comido algo grasoso.  Además del fuerte dolor, el paciente puede experimentar nauseas, vómitos y sudor excesivo, posiblemente por la presencia de fiebre.

     

    El bloqueo de alguno de los conductos de la vesícula hace que ésta se irrite y se hinche. Los conductos tapados e inflamados pueden provocar una infección.  Inflamación o infección de la vesícula, de los conductos biliares o hasta del páncreas son complicaciones serias que se deben evitar a toda costa.  Cáncer en la vesícula es una complicación potencial aunque no muy común.

     

    Es importante que consultes de inmediato con un médico si presentas algún dolor persistente por más de 8 horas.  Como existen otras condiciones  digestivas que sus síntomas pueden ser parecidos a los de un cólico provocado por piedras en la vesícula, sólo un médico puede determinar cuál es la verdadera causa del malestar y tratarte adecuadamente.

  • Artículo 3 • ¿Puedo desarrollar piedras en mi vesícula?

    PREGUNTAS Y RESPUESTAS

    ¿Puedo desarrollar piedras en mi vesícula?

    Cualquier persona está en riesgo de desarrollar piedras en la vesícula, pero las personas que tienen algunas de las siguientes características tienen una probabilidad mayor:

     

    • Mujeres – tienen el doble de probabilidad

       de desarrollar piedras en la vesícula que

       los hombres

    • Mayores de 40 años

    • Mujeres que hayan tenido algún

       embarazo

    • Mujeres en tratamientos anticonceptivos

       o de estrógeno

    • Personas con sobrepeso

    • Personas que pierden peso rápidamente.

       Una cuarta parte de las personas que se

       someten a cirugías bariátricas o que se

       someten a dietas rigurosas para perder

       peso rápidamente tienen muchos más

       probabilidades de padecer de piedras

       en la vesícula.

    • Hispanos y ciertas tribus de Indígenas

       Americanos

    • Tener un historial familiar de piedras

       biliares

    • Tener los niveles de colesterol bueno

       (HDL) bajos y los triglicéridos altos.

    • Tener un estilo de vida sedentario

    Si el colesterol en la bilis no tiene una relación directa al colesterol en la sangre, ¿por qué entonces es que debo llevar una dieta baja en grasas?

     

    Es importante consumir grasas en nuestra dieta…

    el exceso de grasas, en especial las grasas saturadas,  son las que son más dañinas a nuestro sistema.

     

    La razón de por qué debes velar tu consumo de grasas y de alimentos altos en grasas saturadas y/o colesterol es porque el hígado es el filtro de nuestro cuerpo.  Las grasas que comemos en nuestros alimentos, se procesan en los intestinos gracias a la bilis que el mismo hígado produce.  Todo lo que no se puede procesar, se reabsorbe en el intestino grueso para que el hígado pueda procesarlo y purificarlo nuevamente y lo convierte en bilis para que pueda comenzar el ciclo nuevamente y procese las grasas que ingerimos.

     

    Si en este proceso cíclico hay más colesterol del

    que se pueda diluir en la bilis, éste comienza a solidificarse en ella convirtiéndose en cálculos o piedritas.  Por eso, al llevar una dieta alta en colesterol, este “overload” en el sistema puede solidificarse en piedritas para que los componentes de la bilis se mantengan en la concentración adecuada.

  • Artículo 4 • La mejor manera de rebajar ¡Suavecito!

    PREVENCION

    a métodos de adelgazamiento sumamente agresivos, es como si creáramos las condiciones perfectas para aumentar aún más las probabilidades de desarrollar piedras en la vesícula.

     

    La clave está en adoptar buenos hábitos en nuestro estilo de vida para llegar a nuestro peso ideal de una manera sana y que nos permitan mantener ese peso a largo plazo. Debes tratar de perder aproximadamente de 1-2 libras semanalmente.  Esto aplica cualquier persona que desea perder peso saludablemente.

     

    Trata de comer regularmente una dieta balanceada alta en fibra y baja en grasa.  No dejes de comer alguna de tus comidas.  Siempre incluye alimentos integrales y de granos enteros.  Y asegúrate de ingerir alimentos que contengan calcio, como los lácteos bajos en grasa y vegetales de hoja verde oscura, como las espinacas, acelgas y coles.  Limita tu ingesta de productos animales.  Una dieta más vegetariana ayuda a disminuir los riesgos.

     

    El ejercicio regular ayuda a  reducir el riesgo de desarrollar cálculos.  Y ayuda a mantener los niveles de colesterol y triglicéridos a niveles normales.  Poco a poco, integra más actividad física en tu vida diaria – como caminar vigorosamente por 45 minutos, nadar, correr bicicleta o tomar clases de baile.  Anima a tu familia a ponerse activos también – juega baloncesto con tus hijos, juega tenis con la vecina, ve

    a clases de spinning con una compañera de trabajo, practica yoga con tu esposo, únete a un grupo de corredores, entrena para un 10K,  kayakea en la playa…  las posibilidades son infinitas.

     

    Lo importante es hacer estos cambios consistentemente y no solamente por un tiempito – “cuando estamos a dieta”.  Porque si no somos consistentes estaremos como los yo-yos, pa’ arriba y pa’ abajo y eso aumenta aún más las posibilidades de desarrollar piedras en la vesícula.  Decídete

    a mantener un estilo de vida activo y tu cuerpo y salud te lo agradecerán.

    Las personas se la pasan años y años comiendo y comiendo todo lo que les pasa por el frente… No levantan un dedo, si en defensa propia, dejándose llevar por el gusto y la inercia.  Y cuando ya están que no pueden más con su vida, con la ropa con las costuras que ya no pueden más, quieren buscar el método mágico para llegar a su peso ideal en 3 semanas.

     

    La obesidad es uno de los factores de riesgo en el desarrollo de cálculos biliares o piedras en la vesícula.  Y si a eso le añadimos el que muchas de éstas personas obesas recurren muchas veces

    La mejor manera de REBAJAR –
¡Suavecito!
  • Artículo 5 • Conoce la Quínoa - El grano dorado de los Incas

    PREVENCION

    La quínoa era uno de los cultivos principales de los Incas hace más de 5,000 años atrás. Ellos entendían que la quínoa le daba energía y resistencia a sus guerreros. Los españoles, en su interés de conquista y de eliminar la civilización Inca, destruyeron muchos de los cultivos de quínoa. Pero el espíritu de la quínoa era mucho más fuerte y ésta sobrevivió a través de personas que la cultivaban en secreto o de que creciera silvestremente. Hasta hace poco, la quínoa era uno de los mejores secretos guardados de los Andes.

    Pero la quínoa ha adoptado una gran popularidad alrededor del mundo.  Y aunque se cocina y se come muy parecido a un grano, la quínoa es una semilla  familia de la espinaca, la acelga y las remolachas.  Sus semillitas son redondas muy parecidas al ajonjolí.  Viene en una gran variedad de colores, pero la quínoa que se consigue principalmente en Puerto Rico es de color clarito. La quínoa contiene proteína completa, lo que significa que incluye todos los aminoácidos para nuestras necesidades nutricionales. Las proteínas completas son raras en el mundo vegetal, haciendo a la quínoa una excelente opción para vegetarianos y veganos, además de cualquiera que quiera una fuente saludable de proteína.  Además, es rica en calcio, manganeso, magnesio, cobre y fibra. Es naturalmente libre de gluten. La quínoa es muy fácil de preparar. Se cocina muy similar a como cocinamos el arroz y se puede comer como acompañamiento, como plato principal, o añadiéndosela a sopas y guisos. La puedes conseguir fácilmente en la sección de productos naturales u orgánicos en tu supermercado favorito, además de cualquier health-food en tu área.

    CONOCE LA QUÍNOA – EL GRANO DORADO DE LOS INCAS

    •••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

  • Artículo 6 • Receta Positiva

•••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••

© 2014 Walter Janer MD  |  Derechos reservados

La información en ésta página web e InfoDigest no constituye un diagnóstico, tratamiento o consulta médica.

Siempre busca la orientación directa de un médico o profesional de la salud sobre alguna condición médica que puedas padecer.  La información que se provee no reemplaza la opinión formal de un médico que te trate personalmente. Nunca ignores el consejo médico recibido por algo que hayas leído en esta página web InfoDigest. Si consideras que puedes tener una emergencia médica, llama al 9-1-1 inmediatamente.